Hoy me nutro de este libro y me apetece compartirlo. Mi parte terapéutica e investigadora del ciclo femenino no queda reflejada en mi blog, que es puramente funcional. Pero la literatura siempre ha sido un aspecto nutritivo en mí, y hoy en día la exploración terapeutica. Uniendo estos hilos, comparto la receta de hoy, que viene desde Chile:

“Las mujeres somos, en nosotras mismas, un alimento para el mundo, pero no siempre hemos cumplido ese rol de cocineras por decisión propia y libre. Cocinar nos libera pero también nos oprime. Nos oprimen la invisibilización y la naturalización histórica de este arte, de este trabajo, como una obligación exclusiva de las mujeres, como un aspecto “natural” intrínseco en lo femenino.”

“La cocina es un espacio de poder y autonomía, como nuestra piel, vientres y vulvas. La alimentación moderna, artificial, ácida y transgénica, como la ginecología oficial, antes que hacernos felices y acompañar nuestro desenvolvimiento como cuerpos en constante cambio, nos arrebata las posibilidades de vivir conociéndonos. Ante la primera menstruación, nos invaden con toallas higiénicas desechables y tóxicas, truncando la posibilildad de conocer nuestra propia sangre. O, si la teta no da leche, de inmediato el sustituto toma el lugar, y así, tenemos ejemplos invasivos hasta nuestra muerte. La alimentación natural, así como el hacernos cargo de nuestra sexualidad, son rutas de amor propio y colectivo que nos acercan a nosotras mismas, nos devuelven el límite perdido y nos nutren de caricias.”

Cuando se encuentra un tesoro nutritivo, creo que hay que compartirlo.

Manual introductorio a la Ginecologia Natural. Gracias, Pabla Pérez San Martín. Gracias.

image

Y escribiendo hoy recordé la primera vez que entré en un mundo maravilloso, la biblioteca, y cogí el primer libro que me atrapó. Sin duda él me trajo hasta aquí, así que hoy hago un homenaje a la mujer que soy y a la niña que fui.

image

(lo he encontrado a la venta, así que de paso, me lo voy a regalar)

Anuncios