image

Esta receta la ha hecho mi señora madre,  que se está aficionando y me cogió el libro que me regalaron: “Mujer alternativa busca platos vegetarianos (sin tofu) para compartir”. Aquí la pongo por lo anecdótico y para los aficionados a las acelgas. A mí me gustan,  pero tampoco para esforzarme tanto por ellas de momento …

Ingredientes:  1/2 kg de acelgas, 12 almendras crudas peladas, 4 dientes de ajo, 1 cucharada de harina, 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, sal.

Limpia bien las acelgas quitándoles las hebras o hilos. Separa las partes blancas de las verdes. Éstas últimas, pícalas muy finas y cuécelas en agua con sal durante unos 20 minutos. Escurre bien el agua.

Pon dos cucharadas de aceite en una sartén y cuando esté caliente, echa las partes verdes de las acelgas y dos sientes de ajo cortados en láminas. Rehógalo todo dándole vueltas durante 5 minutos y resérvalo.

Pon otras dos cucharadas de aceite en una sartén y, con fuego suave, añade los otros dos dientes de ajo enteros y las almendras. Dóralos y, cuando estén listos, sácalos, escúrrelos y pásalos a un mortero. Machácalos bien hasta que queden hechos una pasta.

Pon otra vez la sartén al fuego, añade una cucharada de harina, da unas vueltas y añade la mitad del majado. Resérvalo caliente.

Corta la parte blanca de las acelas, las pencas, en trozos cuadrados. Pon dos cucharadas de aceite en una cazuela bastante honda. Echa las pencas, sofríelas durante 1 minuto y cúbrelas con agua hirviendo con sal. Déjalo cocer a fuego suave.

Añade a la cazuela de las pencas el resto del majado, que tendrá muy poca agua. Cuécelo todo junto a fuego muy lento durante 40 minutos.

Pon las pencas en el centro de una fuente grande y honda y rodéalas con las partes verdes que habías reservado. Servir muy caliente.

 

Receta extraída de este libro que me regalaron en un amigo invisible:  LIBRO

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios