image

Tenía muchas ganas de hacer un brownie casero porque quiero encontrar una receta con la que quede una textura húmeda y densa. Con esta no lo conseguí, pero el resultado ha sido increíble. Se lo di a probar a varios amigos, entre ellos la fotógrafa, mi amiga Amparo, que inventó e “hiló” una foto artística ese día de sol en el campo. Espero que os guste tanto como a nosotras. Sabe muchísimo a chocolate pero apenas es dulce 😉

Fuente

 

INGREDIENTES:
150 gr. de mantequilla cortada en trozos pequeños
100 gr. de chocolate de repostería rallado
150 gr. de azúcar
3 cucharadas de cacao en polvo
150 gr. de queso mascarpone (batido)
3 huevos grandes a temperatura ambiente
2 cucharaditas de extracto de vainilla
2 cucharaditas de ron oscuro (opcional, yo lo he puesto)
100 gr. de harina
un pizco de sal



ganaché (se prepara al final)
200 gr. de chocolate de repostería rallado
6 cucharadas de nata
3 cucharadas de mantequilla

Ponemos en un cazo a fuego lento la mantequilla hasta que se derrita.
Añadimos el chocolate, el azúcar y el cacao y revolvemos bien hasta que quede todo bien integrado y disuelto.
Apartamos del fuego y reservamos.


En el bol de la batidora, ponemos el queso los huevos, el extracto de vainilla y el licor (opcional) y mezclamos hasta obtener una crema suave.
Añadimos la mezcla de mantequilla.
Agregamos poco a poco a esta masa líquida, la harina tamizada con la sal, y mezclamos.


Precalentamos el horno a 170 º.
Preparamos un molde de aproximadamente 20cmx20cm y horneamos la mezcla durante 55-60 minutos, justo en lo que al comprobar con un palillo este salga limpio, pero sin excedernos con el horno para no resecar el brownie.

Una vez frío, preparamos el ganaché; para ello, ponemos en un cazo la mantequilla y la nata a fuego lento y cuando esté a punto de hervir, añadimos poco a poco el chocolate sin parar de remover, mezclamos bien, retiramos del fuego y después de dejarlo reposar durante 10-15 minutos, vertemos sobre el brownie, dejando enfriar completamente para que así gane en sabor.

Anuncios