image

Estas tartaletas las hice basándome en las tartaletas de pimientos confitados del libro “Simplemente espectacular”. Quería hacerlas veganas, pero por falta de ingredientes (veraneando no se puede acceder a muchas cosas) les puse queso. Las tartaletas sí son veganas y las venden en Mercadona. Me las enseñó la autora de un blog maravilloso que os recomiendo Ojos Veganos. Ella hace unas tartaletas dulces que algún día nos enseñará a preparar 😉

Les puse queso en crema debajo y sobre él una capa de pimientos confitados. Lo que divide la tartaleta en dos mitades es un trozo de grana padano y en la mitad derecha les puse polvo de anacardos y pipas. En el último momento les añadí pipas de girasol peladas para darle un toque salado y un poco más crujiente, pero no me gustó el resultado. Sin embargo a los demás comensales les encantaron, será por lo dulce, jeje.
La próxima vez me gustaría añadir algo más salado y con otra textura para contrastar, puede que olivas negras.

 

 

* INGREDIENTES:

* Para los pimientos confitados:

– 400 gr. de pimientos rojos

– 200 gr. de azúcar

– 100 gr. de vinagre (yo utilizo vinagre de manzana)

– 50 gr. de agua

 

* PREPARACIÓN:

– Pimientos confitados:

Echamos los pimientos, en trozos, en el vaso y programamos 5 segundos, a velocidad 4. Bajamos los restos que hayan quedado en las paredes y en la tapa del vaso hacia las cuchillas, ayudándonos con la espátula.

Añadimos el azúcar, el vinagre y el agua. Programamos 35 minutos, temperatura varoma, giro a la izquierda y velocidad cuchara. Quitamos el cubilete y colocamos el cestillo para que no salpique y evapore.

Retiramos del vaso y reservamos.

 

Anuncios