image

image

Esta es la sopa curativa de mi ex-compi de piso, Nave. Ella me la enseñó una vez que yo tenía la garganta fatal y me sentó muy bien.

Ahora, cada vez que la hago me acuerdo de ella y mis hermanas, desde que la probaron, me la piden mucho.

Comparto la receta para quien necesite un chute de energía y calor.

 

Sopa chuza de cebolla

– 2 cebollas moradas grandes

– 60 g. de mantequilla

-1 cucharada de aceite

– 3 cucharadas de harina

-1 cucharada de azúcar

– 1 y 1/2 l. de caldo de verduras

– Queso rallado emmental

-1 copita de brandy

 

Pelar y cortar las cebollas en juliana. Pocharlas con la mantequilla y el aceite a fuego lento (cerrar la olla con tapadera para que se queden transparentes y blanditas).

Mientras, poner en una olla aparte el caldo de verduras. Podemos hacerlo disolviendo pastillas de caldo bio, aprovechando el agua de cuando ablandamos las setas deshidratadas, el caldo de cocción de verduras …

Cuando esté la cebolla, añadir el azúcar y remover. Echar la harina y remover bien. Añadir el brandy y dejar reducir.

Una vez esté todo listo, añadir las cebollas al caldo hirviendo y dejar 10 minutos a fuego lento.

Servir y añadir queso al gusto.

 

Esta sopa en Francia se gratina al horno, pero yo suelo hacer el modo rápido, sobre todo porque una vez la estoy oliendo, me apetece comerla en seguida.

Modificaciones: En vez de mantequilla he utilizado bio margarina sin grasas hidrogenadas:

Aparte, utilicé harina de centeno (amarga un pelín más), azúcar integral y queso parmesano vegano de almendras.

 

 

Anuncios