Archive for abril, 2012


Far Breton

image

Otra receta francesa, esta vez dedicada a la persona que me la enseñó (y seguramente se va a echar las manos a la cabeza), Audrey. La hizo para mi cumpleaños hace 2 años y nos encantó a todos.Ella es una amante de España y espero que pronto pueda volver.

-4 huevos (bio a ser posible)

-200 g de harina

-1 litro de leche

-150 g de azúcar

– Mantequilla con sal (a la francesa)

Extender mantequilla en el molde que vayas a utilizar para el horno. Es más fácil meterlo solamente con la mantequilla a trozos y dejar que se deshaga mientras se precalienta el horno. Se saca, y el excedente se añade a la siguiente mezcla. Un truco que me dió Audrey es meter el molde con la mantequilla derretida al congelador un rato y de esa manera no se pegará.

Batir los huevos con un tenedor. Echar el azúcar y mezclar.

Añadir toda la harina e ir removiendo para quitar los grumos. Se va echando poco a poco la leche, removiendo.

Echar la mezcla en el molde y meter al horno durante 3/4 de hora, o una hora, a 180º.

El resultado es una especie de bizcocho-flan.

Modificaciones: Yo no lo batí a mano, sino con una batidora a mínima velocidad (no tengo tanta fuerza como las francesasss). Utilicé la mitad de harina de trigo y la mitad de centeno y azúcar integral. Aparte, la leche era de soja y arroz. Algo falló, porque desde luego no está tan bueno como el de Audrey. Tendré que seguir probando.

Anuncios

Caldo de huevos

image

Esta es una receta totalmente reconstituyente que me devuelve a la niñez con tan sólo olerlo mientras se cocina. A pesar de que casi siempre la cocinó mi madre, a mí me suele recordar a mi abuela, así que se la quiero dedicar desde aquí.

 

Se sofríen patatas, tomate triturado, laurel, ajos y tomillo. Después se le echa pimentón dulce y un poco de vino blanco. Cuando reduzca, se le agrega el agua al gusto. Cuano las patatas llevan 5 minutos hirviendo , se le chan los huevos sin batir hasta que se cocine todo.

 

 

 

 

Sopa de cebolla

 

image

image

Esta es la sopa curativa de mi ex-compi de piso, Nave. Ella me la enseñó una vez que yo tenía la garganta fatal y me sentó muy bien.

Ahora, cada vez que la hago me acuerdo de ella y mis hermanas, desde que la probaron, me la piden mucho.

Comparto la receta para quien necesite un chute de energía y calor.

 

Sopa chuza de cebolla

– 2 cebollas moradas grandes

– 60 g. de mantequilla

-1 cucharada de aceite

– 3 cucharadas de harina

-1 cucharada de azúcar

– 1 y 1/2 l. de caldo de verduras

– Queso rallado emmental

-1 copita de brandy

 

Pelar y cortar las cebollas en juliana. Pocharlas con la mantequilla y el aceite a fuego lento (cerrar la olla con tapadera para que se queden transparentes y blanditas).

Mientras, poner en una olla aparte el caldo de verduras. Podemos hacerlo disolviendo pastillas de caldo bio, aprovechando el agua de cuando ablandamos las setas deshidratadas, el caldo de cocción de verduras …

Cuando esté la cebolla, añadir el azúcar y remover. Echar la harina y remover bien. Añadir el brandy y dejar reducir.

Una vez esté todo listo, añadir las cebollas al caldo hirviendo y dejar 10 minutos a fuego lento.

Servir y añadir queso al gusto.

 

Esta sopa en Francia se gratina al horno, pero yo suelo hacer el modo rápido, sobre todo porque una vez la estoy oliendo, me apetece comerla en seguida.

Modificaciones: En vez de mantequilla he utilizado bio margarina sin grasas hidrogenadas:

Aparte, utilicé harina de centeno (amarga un pelín más), azúcar integral y queso parmesano vegano de almendras.

 

 

Paté de brocoli

image

Esta receta se la dedico a Diana,la amiga argentina de mi abuela que me la ha enseñado.

Cocer el brocoli al vapor con limón y sal durante 5 minutos.
Triturar un ajo. Añadir el brocoli al vapor y triturar. Agregar sal,jengibre,pimienta y añadirle un poco de aceite de oliva. Triturar y añadirle poco a poco aceite. Rectificar de sal.

Mejor tomar frío sobre una tostada.

image

image

image

image

image

image

image

Esta receta se ha hecho en mi familia desde hace mucho tiempo. Como supondréis, se hacía con carne picada, que yo he cambiado por soja texturizada. Se puede utilizar cualquier harina para el rebozado, (yo en este caso usé maiz)  y por supuesto, prescindir del huevo.

 

Ingredientes:  (las cantidades dependen mucho… se calcula según las patatas y pimientos que vayas a usar)  soja texturizada, patatas medianas o grandes, pimientos verdes, cebolla, puerro, tomate, ajo, perejil, vino blanco, pimentón dulce, nuez moscada, canela, pimienta molida, un huevo, harina y pan rallado.

Se prepara la mezcla para el relleno hasta que quede consistente: soja texturizada, ajo picado, perejil, pimentón dulce, nuez moscada, canela, pimienta molida, un huevo y pan rallado.  Se deja reposar tapada en el frigorífico, cuanto más tiempo, mejor.

Pelar las patatas y hacerles un agujero para rellenarlas.

Vaciar los pimientos, rellenarlos con la masa, rebozarlos en harina y freírlos.

Rellenar las patatas y con el resto de masa que queda, hacer albóndigas, pasarlas por harina y freírlas también. En ese mismo aceite, sofreir cebolla, puerro y tomate. Añadir un poco de pimentón dulce, un vasito de vino blanco y un vaso de caldo de verduras.

Preparar las patatas, ponerlas en una olla con los pimientos y albóndigas, con agua hasta casi cubrir las patatas, una hoja de laurel y sal marina. Cuando esté el sofrito, echarlo a la olla y ponerlo a cocer hasta que las patatas estén tiernas. Si se hace en la olla express son unos 30 minutos.

¡Buenísimo!